En los cafés de la capital veracruzana los sabios bebedores del aromático estaban a punto de retirase a mejores prácticas cuando se enteraron de la confirmación que acaba de hacer la Auditoría Superior de la Federación de las anomalías que presuntamente hizo el exgobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, a su paso por el ISSSTE y que durante años los gobiernos del PAN y del PRI se hicieron de la vista gorda.

Ahora sí que Miguel Ángel tendrá que presentarse ante las autoridades y responder por lo que hizo o dejó de hacer al frente de esa dependencia y entonces veremos si se sostiene en lo que hace unos días advirtió muy machito: “Aquí estoy”.

Las inconsistencias detectadas por la ASF ocurrieron en 4 de los 5 años que Yunes Linares dirigió al Instituto. Las irregularidades señaladas están en “los más de 504 mil préstamos personales otorgados a derechohabiente por 13 mil 471 millones 820 mil 300 pesos’.

Concluyó la ASF que “aunque esa cantidad significó apenas el 1.2% menos que los 510 mil 969 préstamos autorizados para ese año, la cantidad se elevó en más 304 millones 997.8 mil pesos que los previstos para este 2009”.

Además, “hubo irregularidades en los registros con los que se dio de alta a los supuestos beneficiarios del dinero público”.

Asimismo “se otorgaron 57,093 préstamos a trabajadores y pensionados por un total de 299,587.7 miles de pesos, que rebasaron los montos máximos establecidos en la ley del ISSSTE y se evidenció que otros 9,889 préstamos rebasaron los montos máximos establecidos en las reglas de antigüedad por un total de 38,345.4 miles de pesos”.

Es decir, la ASF entregará los resultados de las auditorías del ISSSTE a la FGR desde donde podrían llamar al exgobernador de Veracruz para que responda por sus presuntas responsabilidades.

Lo anterior quiere decir que cuanto el verdugo te busca, te encuentra.

Los canillazos de la tarde son sin duda para los órganos de fiscalización que durante años no detectaron ni una sola irregularidad como afirmó el exgobernador Yunes Linares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *