• Vacunación contra Covid-19, donde la Ley no distingue, no hay por qué distinguir; CNSP

Ciudad de México a 12 de febrero de 2021.- La delincuencia organizada ha falsificado la identidad del Laboratorio Médico del Chopo para intentar comercializar la vacuna de Pfizer-BioNTech en la página https://vacunacion.elchopo.mx/. La página apócrifa continúa en línea y ofrece la dosis por un costo de 2,700 pesos, comentó el Lic. Raúl Sapién Santos, presidente del Consejo Nacional de Seguridad Privada (CNSP).

El incremento de defunciones y contagios por la pandemia de Covid-19 en México, ha propiciado que el crimen organizado redireccione sus esfuerzos en la falsificación y venta ilegal de la vacuna contra el virus, siendo el fraude cibernético el mecanismo principal para realizar dichas acciones delictivas que atentan contra la salud de todos los mexicanos.

“Estamos ante un problema sumamente serio, pues los delincuentes aparte de dedicarse al secuestro, la extorsión o el robo a casa habitación, ahora están incurriendo en la falsificación de logotipos de instituciones de salud y laboratorios reconocidos para aplicar vacunas hechizas, que ponen en peligro la integridad de las víctimas, haciéndoles perder su dinero y probablemente hasta su vida”, dijo el Lic. Sapién Santos.

La situación es compleja y el gobierno federal debe desarticular a estas bandas y atacar todos los frentes, comentó el experto. En ese sentido, el programa de vacunación del Gobierno Federal contra Covid-19 debe acelerarse y considerar las circunstancias de quienes requieren primeramente el apoyo y los criterios deben ser atender al personal de la primera línea y garantizar, al mismo tiempo, la atención a las personas vulnerables; sin embargo, se están generando esquemas selectivos que no responden a la vulnerabilidad de estos grupos y eso degrada cualquier estrategia, por más bien intencionada que parezca.

Es correcta la apreciación de que el sector de la Seguridad Privada se encuentra en la primera etapa de vacunación en contra del Covid-19, al tener una alta exposición al virus y en virtud de la propia actividad esencial que desempeña; sin embargo, es erróneo considerar que solo una parte de este sector – que labora principalmente en hospitales y áreas estratégicas para la continuidad de la operación de los servicios básicos- deba ser inmunizado en una primera etapa, pues el riesgo de contagio es igualmente latente para todos los elementos de las empresas autorizadas que prestan servicios en la materia y en todos los casos debe ser clasificada como una actividad de “alto riesgo”, consideró el Lic. Sapién.

El desempeño de funciones de todo el personal de las empresas de seguridad privada es estrictamente físico, humano y presencial, lo cual hace que tanto sus actividades, zonas de trabajo y ubicaciones deban ser consideradas “de alto riesgo de contagio”. No debe haber una diferenciación, exclusión o excepción entre todos y cada uno de los guardias que prestan sus servicios a nivel nacional, por razón del lugar que protegen, vigilan o custodian para que puedan recibir la vacuna correspondiente o no, enfatizó.

El presidente del CNSP recordó que, conforme al acuerdo emitido por el Consejo de Salubridad, publicado el 31 de marzo de 2020, la seguridad privada fue clasificada por el Gobierno Federal como una actividad esencial, ya que su misma naturaleza, en lo general, así lo determina y dicha clasificación no se limitó a garantizar la operación en “áreas estratégicas para la continuidad de los servicios básicos” como erróneamente se ha aludido. Es decir, la seguridad privada, al desempeñar una actividad esencial de enorme importancia para la seguridad de las personas y de sus bienes desde una perspectiva privada, pero con consecuencias públicas, resulta necesaria para la vida cotidiana.

Por todo lo anterior, resultaría más contundente y eficaz solicitar al Consejo de Salubridad General y a la Secretaría de Salud del gobierno federal establecer las medidas necesarias que garanticen las suficientes dosis de vacunas contra el virus SARS-CoV2 (COVID-19) para todos y cada uno de los prestadores de servicios de seguridad privada regulada en el país, pues es obligación del Estado Mexicano proteger y garantizar el derecho humano a la salud y concentrar sus recursos materiales y humanos para garantizar el derecho a la atención médica oportuna y el acceso universal a la vacuna.

El Lic. Raúl Sapién recordó que mientras se consideran los ajustes necesarios al Plan Nacional de Vacunación para que se garantice la protección a todo el sector de la seguridad privada, debiera operar el principio general de derecho que reza: “donde la ley no distingue, no hay por qué distinguir”.

Por admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *